¿Cómo ser creativo para casi cualquier tipo de trabajo?

Illustración Gabrielle Matte

Illustración Gabrielle Matte


Dedicarse al trabajo creativo suele confundirse muy a menudo. En la cultura popular, generalmente es visto como un proceso casi-mágico y solo al alcance de unos cuantos, en el cuál ciertas personas idealizadas por nosotros esperan todo el día en casa a que llegue la “inspiración”.


Generalmente se encuentran en ropa manchada por pintura, porque la gente creativa no lava su ropa. Incluso, se quejan de todos a su alrededor.

Es muy fácil herir suceptibilidades desde esta postura y aún así, hacer trabajo creativo permanece como un proceso enigmático. No es sorpresa que sea tan difícil desarrollar ideas nuevas, especialmente aquellas que son atrevidas e innovadoras. Incluso es más complicado llevar esas ideas a cabo. Ultimamente, muchas personas han comenzado a entender el proceso creativo como algo solo disponible para aquellos que nacieron con ello. Que lo tienes o no lo tienes.
Es aquí cuando, generalmente, llegamos a considerar todas nuestras buenas ideas como perdidas ya que no tenemos la confianza suficiente. También es un proceso engañoso ya que basado en estudios acerca del tema, resulta que trabajar de forma exitosa en el ámbito creativo NO es precisamente a través de un talento innato. De hecho hay todo un proceso que siguen muchas personas, intencionalmente o no, que les permite el flujo creativo.

Esta noción fue popularizada por el comediante, actor y miembro de Monthy Python John Clees en una conferencia en el Hotel Grosvenor House en Londres 1991. El material de aquella entrevista reciéntemente se hizo viral, casi dos décadas después. Si no lo has visto aquí está.

La lectura te toma al rededor de 35 min, y lo vale. El problema es que la gente creativa más exitosa son muy buenos poniéndose a sí mismos en un “mood” que les permite abrirse paso a nuevas ideas. Este “mood”, descrito como un modo de “mente abierta”, nos permite explorar nuevas ideas, incluso si al parecer no tienen ningún propósito práctico, y se dan el lujo de experimentar sin ningún juicio.
Esto contrasta con un modo de “mente cerrada”, en el cuál nos encontramos la mayoría de nosotros. Muy necesario en el mundo moderno en el que nos encontramos. Es una forma de pensar en la que la creatividad no es posible. Incluso involucra altos niveles de stress o ansiedad, practicidad, seriedad y la habilidad para enfocarse en terminar una sola tarea.

Ambas son muy importantes. Si pasamos demasiado tiempo pensando abiertamente, nunca lograremos terminar algo. Tener pensamientos cerrados tanto tiempo nos dará como resultado mucho trabajo que nos mantiene ocupado y no complace a nadie. El truco, entonces, es aprender como controlar estas formas de pensamiento para nuestro beneficio

El ‘modo cerrado’ es algo así como la programación automática del ser humano, al menos en nuestra sociedad. Abrir nuestra mente es más complicado, y requiere el mayor esfuerzo.

En pocas palabras, estos son los principales puntos para lograrlo efectivamente:

(1) Spacio

Primero que nada, es importante crear un ‘Ambiente de silencio’ donde puedas bloquearte a ti mismo de las presiones del dia a día, sentarte y pensar en cualquier cosa.

(2) Tiempo

Después, debes entrar a este ambiente con tiempos de inicio y final establecidos. El ‘juego’ que se desarrolla en la mente requiere estar libre de preocupaciones sobre como iniciar o como terminar. Al rededor de una hora y media, entre 2 y 3 veces por semana es lo recomendable, No más de eso, puede llegar a ser cansado.

(3) Tiempo..

No te preocupes, esto no es un error, simplemente es un interpretación distinta. Las personas creativamente más exitosas están dispuestas a lidiar con los problemas por más tiempo, incluso si son incómodos. La habilidad de estar cerca de la incomodidad personal de no haber resuelto algún problema se traduce en poca probabilidad de encontrar soluciones sencillas, y cavar más profundo, tratando de encontrar soluciones más interesantes e inesperadas.

(4) Confianza

El miedo a equivocarse puede llegar a destruír la creatividad. Es por esto que es muy importante adentrarse en una idea, sin importar lo estúpido que pueda sonar. Juega con las nociones del ‘Que tal si…’ no te preocupes por fracasar. No te puedes equivocar en esto.

(5) Humor

Una de las formas de alejarse rápidamente de la mente cerrada es mediante el humor. La risa es una forma de relajación, y el humor es juguetón. Deberíamos estar preocupados en el contexto de seriedad – digamos que los negocios ‘importantes’ reuniones y el discurso político- no permiten el humor, ya que este desvanecerá rápidamente cualquier rastro de humor, y limitará las soluciones. Además, nos ayuda a trabajar con otras personas, tanto que sentirán más confianza.

En otras palabras, si quieres que una persona creativa haga un buen trabajo, dejalá sola.

Cuando dejas atrás la mente abierta, es importante trabajar duro para completar las ideas que fueron generadas. Una vez que estén listas, puedes reconsiderarlas en esta modalidad para ver si es que van a funcionar, y luego repetir el proceso, de ser necesario, hasta que el trabajo esté completo, y los premios ganados.

Por supuesto, es importante seguir de forma rigurosa estos pasos e incluso eso no garantiza que sucederá algo impresionante y creativo, pero con la práctica te irás familiarizando. Lo importante es crear buenas ideas que necesitas para liberarte de la expectativa de generar buenas ideas. Tal vez suena muy raro pero, funciona.

El método creativo descrito arriba no solo está basado en evidencias anecdóticas. Está basado en una serie de estudios científicos que se dieron en Berkeley a principios de los 60’s.

El profesor en psicología Dr. Donald MacKinnon, director del instituto de Asesoría e investigación en Personalidad (IPAR), tuvo curiosidad sobre como funcionaban las mentes creativas. Así que condujo varios estudios, tratando de averigüar las motivaciones y el condiciones ambientales para hacer una persona creativa, dentro del ámbito de la ciencia y la literatura.

Probablemente su estudio más famoso, llevado a cabo en 1959, enfocado en arquitectos. MacKinnon invitó 64 de los mejores arquitectos del mundo a Berkeley para tomar algunos test’s de personalidad. 40 de ellos respondieron, entre ellos Pietro Belluschio, John Johansen, Philip Johnson, Louis Kahn y George Nelson. Ellos fueron el Grupo 1, y estuvieron junto a otros 84 ‘menos galardonados’. formando otros 2 grupos. Los miembros de otros grupos tal vez se sintieron insultados, pero todo sea por la ciencia no?

Los arquitectos volaron a Berkeley, se hospedaron en el hotel Claremont. Pasaron el fin de semana en una casa de fraternidad, donde el IPAR investigaba pidiéndolñes llenar una serie de ejercicios, siguiéndoles en su proceso creativo, platicando sobre sus infancias, y conduciéndolos a través de varias pruebas. Al final, junto al grupo más exitoso. se desarrolló un patrón de conducta en su proceso de trabajo. Todos ellos parecian utilizar los pasos arriba mencionados.

MacKinnon después resumió sus conclusiones en un documento “Identification and Development of Creative Abilities” (1964).

“Lo que estamos sugiriendo es que la creatividad es un proceso el cuál tiene una dimensión en el tiempo, e involucra originalidad, capacidad de adaptarse, y realización. Tal vez sea corto como en una sesión de jazz o tal vez está involucrado en la teoría de la evolución”

Todo esto tiene sentido para cualquiera que haya tratado de realizar cualquier cosa, o tal vez terminado pruebas de personalidad para encontrar si eres introvertido o extrovertido. el principal problema son los componentes esenciales es está técnica- la desesperación por encontrar tiempo y espacio- son cosas que hoy en día pueden llegar a considerarse lujos. Cómo es que una organización puede innovar con grandes ideas cuando las demandas de competitividad en la industria parecen estancar a las personas?                                                

Para entender mejor la forma en que ciertas compañías tal vez intentan crear el pensamiento creativo. Hablamos con Collin Whitehead, jefe de Brand Studio en Dropbox. El equipo está especializado en casi todas las ramas, responsable de administrar la voz el tono y estética de la marca Dropbox. Whitehead expresó muchos puntos importantes “Tengo una comprensión fundamental de lo que los ‘creativos’ más necesitan y eso es tiempo y espacio. Un oasis donde pueden desarrollar su mejor trabajo, ” dijo “Nosotros realmente intentamos en las primeras fases de desarrollarnos y darnos el tiempo de explorar y fracasar”

Esta exploración- y poco miedo al fracaso – es necesario para crear nuevas ideas. “Creo que una de las cosas más importantes en ese aspecto es encontrar el flujo de trabajo y notar cuando las cosas dejan de fluir, para saber cuando parar” En otras palabras, si un proyecto debe deshecharse porque no está funcionando, que así sea. Considéralo una lección para que el siguiente paso sea mucho mejor.

También, la noción de creatividad no es exclusiva de algunas personas- tanto que cualquier persona en una organización, sin importar su experiencia, puede ofrecer increíbles ventajas que ayuden a empujar un proyecto.

Así que tal vez solo se trata de balance. Darle a las personas suficiente tiempo y espacio, y asegurarse de que tengan las herramientas necesarias para llevarlo a cabo, acceso al humor y poco riesgo al fracaso potencial y así florecerá la creatividad.

Pero tal vez lo más inspirador de todo es una visión optimista de la creatividad. Permanece inalcanzable para todos – no solo para aquellos iluminados y talentosos, sino también, para aquellos dispuestos a trabajar por ellos. O dependiendo de en qué estén enfocados.

Traducción: Iván Galicia
Fuente: Dropbox


Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *